viernes, 6 de febrero de 2009

Tengo el corazón contento..........

Crónica de la fiesta del taller "El placer de cantar" en la plaza Carlos Campelo

¡Hola, queridos compañeros!: ¿Cómo están? Yo, pleno y feliz. Ayer, sábado 6 de diciembre, hicimos el cierre anual del taller en la Plaza Campelo y es-tuvo maravilloso.

Encontramos un lindo lugar, bajo los árboles y a eso de las 19.30, nos juntamos todos, para cantar, comer, tomar y pasarla bien y fue hermoso, porque terminó siendo un real taller de salud mental barrial.

Ni bien llegamos, pelamos la viola y empezamos a cantar canciones viejas, nuevas, de todo un poco y a medida que pasaban los temas, la gente que paseaba por la plaza se empezaba a acercar y a querer participar con nosotros.

Primero fue un muchacho joven, tipo rockero, que nos preguntó de donde éramos y nos dijo que le gustaba mucho lo que hacíamos y si podía tocar el también la guitarra.

Así, que me acompañó en un rock, haciendo los punteos y luego nos pidió algo de folklore y entonces cantamos la zamba, "Zamba y acuarela", que está buenísima. El quedó chocho y le dieron ganas de venir al taller.

Después, un señor mayor pidió si podía cantar una milonga y le arremetió con guitarra y todo a una milonguita hecha y derecha.

Luego llegaron los integrantes del "Dúo Alondra", Nora y Enrique, que ya tienen otro nivel y nos presentaron temas de su último CD.

No parábamos de disfrutar y asombrarnos cuando pasó un cartonero con carro y todo y nos regaló, siendo del sur, una canción que habla de los pueblos indígenas olvidados y nos dijo que estuvo en contacto con ellos y que eso lo llenó de experiencias espirituales, que lo hicieron un "guerrero" y ahora tiene mucha fuerza y nunca se cansa.

También hubo tiempo para los niños, porque el sobrinito de Nora, de nueve años, se cantó "Garufa" con una gracia y una prestancia increíbles.

Hablando de garufa, la pasamos bomba y nos cagamos de risa cuando Armando, un tallerista, cantó, "La corbata rojo punzó", de Hugo Varela.

La gente que estaba sentada en los alrededores, nos aplaudió bastante y nos agradeció mucho el momento vivido.

Y a eso de las 0.30 horas emprendimos la vuelta, para que "no se nos haga de noche".

Tengo el corazón contento, el corazón contento lleno de alegría...

Claudio Sehmsdorf, animador del Programa.


Taller "El placer de cantar"
Viernes 21hs en Guido bar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario aquí