jueves, 26 de febrero de 2009

VISITAS EN EL COMITÉ DE CONDUCCIÓN

Los coordinadores de los talleres del Programa de Salud Mental Barrial saben que pueden participar como oyentes de las reuniones del Comité de Conducción (también llamado Comité de Ética, ya que el corazón del PSMB es de orden ético y no “físico”) todos los miércoles a las 12.30 horas, en el Guido Bar, frente al hospital.

A su vez, si los coordinadores de los talleres quieren saber algo de lo que pasa en el Comité sin tener que ir hasta allí para averiguarlo, pueden hacer uso de Internet, ya que se hacen circular las crónicas de dichas reuniones vía e-mail para que la mayor parte de las personas tengan acceso a lo que surge en el taller que da referencia al programa en su conjunto.

El hecho de que exista la intención de que la reunión del Comité de Conducción sea abierta a todos los animadores no es menor, ya que representa una idea de autoridad y una manera de construir la vivencia de lo público, que es para nosotros muy importante y esencial.

“Todo en el programa es público” se dice desde los inicios del programa, y la intención de que los coordinadores de los talleres puedan presenciar el Comité de Conducción tiene la intención de honrar esa premisa.

Es sabido que el Comité de Conducción está conformado por el Coordinador General y quienes coordinan los talleres de coordinadores. También forman parte de ese comité los coordinadores de las Orientaciones y los de los talleres –comisión (boletín, prensa, Familia y Justicia, etc.) . Lo que quizás no es tan conocido es que también forman parte del comité los que a veces llamamos “invitados con voz”, es decir, coordinadores que son invitados durante seis semanas a participar en forma plena hablando, participando, diciendo lo suyo como un miembro más del comité.

¿Cómo se invita a esos compañeros?, hasta el momento hubo varios tipos de invitados. Gente interesante y piola, gente que discutía mucho los ordenamientos del programa sin conocer al Comité (quienes a veces igual eran interesantes y piolas), gente que nos caía simpática, gente que nos parecía antipática pero que queríamos conocer por su carisma y también gente que pedía ser invitada porque sí, porque tenía ganas de venir al comité y con esas ganas contagiaba al coordinador de coordinadores quien entonces le decía el consabido “dale, vení”.

A veces hablan mucho (las menos), otras la juegan de callados, a veces dicen cosas piolas, otras burradas…., bueno…nada muy diferente a los miembros “dinosaurios” del comité. Su presencia, sin embargo, y mucho más allá del estilo personal de participación que tengan, nos hace sentir, a los miembros más veteranos del comité, la existencia del “otro”, en el sentido de que hay siempre una ventana abierta a través de la cual nos miran, y a través de la cual entra aire nuevo, aire despojado de rutinas y vejez en la mirada. Para eso, el Comité se muestra y se nutre, para no dormirse o enamorarse de su propia imagen en el espejo, recordando que es parte de un todo mayor que sí mismo.

A la vez, nos interesa que quienes participan del Comité (invitados, sea con voz o sin ella, o los que leen las crónicas) sean muchos y transmitan una vivencia del Comité que tenga un palpitar humano, algo que despoje al mismo del aura extraña y lejana que suele aparecer en derredor de los lugares desde los cuales se referencia la autoridad.

Este procedimiento existe desde hace muchos años y es uno entre muchos usos y costumbres cotidianos del programa. Sin embargo, como digo al inicio, sirve para entender de qué se trata esta comunidad de deseos y de sueños que es el PSMB.

La idea es la circulación de la energía, la vitalidad, la salud. La apertura a lo público es parte de esa circulación, evita quistes en el alma y genera confianza, despejando los temores que lo oculto suele generar.

Todo lo del programa es público. Todos pueden estar (pero no de cualquier manera, claro está) y conectarse con la vitalidad de la buena vecindad. Las visitas en el Comité son tan sólo una muestra de esa manera de ver y hacer las cosas dentro de nuestro programa, para no quedarnos dormidos frente al espejo, mirándonos, aburridos, a nosotros mismos.

MIGUEL ESPECHE
Editorial publicado en Boletín del PSMB Nro 119, febrero 2009

1 comentario:

  1. Estimado Miguel: soy Fernando,flamante coordinador del Programa y por un lado quiero presentarme ante ud. de manera a priori (ya lo haré personalmente) y por otro tengo la duda de còmo participar de la s reuniones del Comitè como invitado de voz. Tengo que pedir autorizaciòn a mi Coordinadora o sòlo puedo ir a iniciativa de ella, o voy por mi cuenta? Esperando su respuesta quedo a su disposiciòn.
    Fernando Andrès Russo Cànepa.

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario aquí