jueves, 13 de noviembre de 2014

MEMORIOSO

Hola Compañeras:  Adjunto les mando un escrito hecho por un integrante del taller Nuestra Vida Después de los 70 Años.  Su lectura ya fue compartida en el taller hace unas semanas. Se trata de un integrante de 84 años, lúcido y con un envidiable sentido del humor y una mirada siempre positiva sobre todos los temas, muy querido en el grupo e integrante de otros talleres.
Creo que es una pequeña joya de optimismo y vale la pena que se conozca en el programa. Si fuera posible, les pido su publicación en el blog de la página y en el próximo boletín.
Gracias desde ya, besos y abrazos.
Carlos Montes. Animador Taller “Nuestra vida después de los 70 años”


MEMORIOSO

Ayer un vecino me dijo que estaba yendo a un taller para la memoria, me dio un poco de lástima por él, será por lo bien que yo recuerdo todo, lo cual también tiene su desventaja pues me hace ver lo mucho y mal que han cambiado las cosas estos últimos 70 años, desde que yo era un pibe.

La luz del sol, por ejemplo, ya no es la misma, es más débil, las cosas lejanas se ven borrosas, y las cercanas también, como las letras, las cuales inclusive son más difíciles de entender porque ahora se escribe más confuso.  Lo mismo sucede con las horas, el minuto actual dura la mitad que antes, y lo sé porque antes tardaba 1 y ½ minuto para hacer una cuadra y ahora tardo 3!

Y ni qué decir de la gente, especialmente las mujeres a quienes antes había cortejado mucho para conquistarlas y ahora te ceden el paso amablemente y apenas subís al colectivo te dan el asiento con una sonrisa, la verdad que no lo entiendo.

Y mucho menos a mis amigos, antes estábamos en el romanticismo y ahora se la pasan hablando del reuma-ticismo!  Recuerdo que formábamos una banda y siempre estábamos en “nosotros” tal cosa y “nosotros” tal otra, ahora son todos socios de un llamado PAMI y están con el PAMI de aquí, PAMI de allá.

Y por último esto de la moda:  hay que escapar del alemán y que la manera de saber si te alcanzó o no, si te olvidaste dónde dejaste la llave no importa, si no sabés para qué sirve una llave ya te alcanzó.  Yo estoy retranquilo,  pero me da curiosidad:  ¿Qué demonios es una llave?


                                                                                            JOSEGE


                                                  Integrante del taller “Nuestra vida después de los 70 años”

6 comentarios:

  1. Hermoso relato. claudia florido

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo el humor del joven integrante de ese taller. Gracias, Carlos, por compartirlo. Virginia Pugnali

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo. Yo tengo 20 años menos y me pregunto ¿Que demonios es una llave? . . . .
    Saludos ROSA

    ResponderEliminar
  4. Con este relato veo que el optimismo y el sentido del humor, son valiosos sentires que nos ayudan a transitar la vida...me llevo a JoséGe en mi corazón...gracias me alegró el día !!!!!!!!!!! Elena Poles

    ResponderEliminar
  5. a pesar de que hay textos semejantes ,este esta escrito con mucho humor y en forma ingeniosa muy meritorio para un "joven" de 84 años.
    Carlos Amorin

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario aquí