viernes, 4 de septiembre de 2009

EL CLUB DE LOS QUEJOSOS

Haciendo un poco de memoria y recordando que mi infancia fue bastante complicada porque tuve que enfermarme de asma para recibir un poco de atenciòn de mis padres adoptivos....todo enfermo se convierte en el centro de atención de la familia y a la vez en un tirano. Cada ataque de asma traia aparejado un juguete u otro regalo. Hoy me doy cuenta que pagaba un alto precio por ello. Pero bueno, esas fueron las circunstancias de mi vida en ese momento y crecí con muy poca tolerancia a la frustración, con una mamá muy sobreprotectora y muy disconforme con su vida.

El tiempo fue pasando y cuando llegué a la adolescencia me fui de mi casa rompiendo la cajita de cristal en que me habían puesto mis padres, por miedo. Fue muy difícil cuando te dicen que no podés todo el tiempo tratar de poder. Me esforcé tanto por conseguirlo que me fui al otro extremo y me convertí en esa persona que todo lo puede, que en realidad es lo mismo, porque no hubo una elección.

Algunos años después me casé, enviudé y con la responsabilidad de 3 hijas no me permití parar para revisar qué estaba pasando en mi vida que yo seguía siendo asmática y además de víctima, disconforme con todo, eso sí muy exitosa en cuanto a la capacidad de conseguir dinero, pero en las relaciones afectivas un desastre.

Un dia un amigo muy querido me recomendó el programa y decidi ir al taller de la víctima. Compartiendo las vivencias de cada vecino pude con el tiempo solucionar el tema del asma y me curé. Pero seguía con problemas en mis vínculos y me di cuenta que los hijos habían crecido, estaban haciendo su propia vida y yo me estaba quedando sola.

Hacia un tiempo que habìa dejado el programa y decidí volver. Esta vez recorrí varios talleres y fui descubriendo en mi que el denominador común de todo lo que no me hacia feliz era el lugar en donde yo estaba instalada: el lugar de la queja. Me di cuenta que en realidad la queja me servía para no hacerme cargo de nada de lo que sucedía y culpar siempre a los demas.

Un dia resolví hacer el curso de coordinadores y después de un tiempo apareció mi deseo de abordar este tema seriamente poniendo un taller para quejosos porque seguramente a más de un vecino le deben pasar cosas parecidas a las mías y me parece bueno que compartamos nuestras vivencias.

Y el deseo se hace realidad el próximo lunes 7 de setimbre, a las 19,15 hs espero vengan todos los vecinos que sientan que este tema los atraviesa para enriquecernos juntos.


Gracias.
Iris Pérez
Coordinadora de "El Club de los quejosos"
Lunes 19:15hs Hall Pretección de Salud Sector "C" (PB)

2 comentarios:

  1. HOLA IRIS, ME GUSTÓ MUCHO TU TESTIMONIO. TE DESEO LO MEJOR CON TU TALLER, QUE TE DIVIERTAS Y TE SIENTAS ACOMPAÑADA POR TODOS LOS QUEJOSOS. CAMPELO DECÍA: "MAL DE MUCHOS, CONSUELO DE MUCHOS"
    SALUDOS, MARIA EMILIA HOLMBERG.

    ResponderEliminar
  2. QUE BUENO IRIRIS !!!! ESCUCHE DUERANTE 9 AÑOS AYUDANDO EN LA ORIENTACION QUEJAS TRAS QUEJAS DE VECINOS . HOY ME DOY CUENTA QUE ERAN MI PROPIO ESPEJO. ES PARTE DEL CAMINO Y NO ME QUEJO DE LA QUEJA QUE QUEJA Y ME AMIGO CON ELLA. QUE LO DISFRUTES Y LO COMPARTIMOS EN COORDINADORES . CARIÑOS CLAUDIA FLORIDO

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario aquí