jueves, 17 de octubre de 2019

Mis idas... Mis sueños... Mis palabras


Referencia base del texto creado:

Oficio noble y bizarro
de todos el primero
es el del barro
Dios fue el primer alfarero
y el hombre
su primer cacharro
Anónimo

El Maquillador

Oficio noble y bizarro. Con este pensamiento me levanté a la mañana temprano para ir a trabajar. Después de todo, es muy importante maquillarlos para dar el último adiós. Cambié el dial de la radio, ya me había aturdido con tanta política, me lavé los dientes y me cambié. Salí rápidamente, a paso firme y me dirigí al subte. Alguien mencionó algo acerca del oficio. Pero no preste mucha atención, estaba llegando tarde y me tenía que apurar. Es más que un oficio, es arte lo mío, pensé agarrando fuerte mi maletín de maquillaje. De repente, comencé a ver toda esa gente que viajaba con cara triste o de sueño y las quise maquillar. Qué osadía la mía! El oficio mencionado es el del barro, me había dicho Juancito, siempre molestando por ahí. Siempre haciendo bromas sobre mi oficio. Ya lo voy a maquillar a él también!. Y qué pasaría si a toda esta gente la hubiera agarrado con un poco de barro y le les hubiese pintado una sonrisa en la cara. El oficio mencionado es artesanía y el personaje es Dios. Como siempre en este universo tan diverso, soy su artesano, soy su artista. Dios trabaja a través de mis manos!. Aleluya señores cantaba Juancito, como a ustedes, a partir de hoy les imprimiré la sonrisa en la cara.


Realizado por los integrantes del taller: Mis idas... Mis sueños... Mis palabras.

Sábados de 18:00 a 19:30 hs. en el bar Meeting Point - Superi 2609

 Nota del animador:

El relato fue realizado por todos los integrantes del taller con sólo una consigna, mantener la coherencia para poder seguir el hilo del mismo. Lo cual implica el ejercicio de la atención hacia el otro para poder así realizar una historia con las ideas, sueños y palabras de todos.

Taller An-danzas


Amaneciendo al
Nuevo día
Danzando
Acompañándonos.
Negando la soledad
Zarandeando las penas
Abrevando las alegrías
Simplemente juntos.

Así me siento yo, cada miércoles, feliz por compartir un tiempo imposible de repetir, único.

Susana Richter
(coordinadora de An-danzas)
miércoles 11.20 hs. 
Club Coghlan

domingo, 8 de septiembre de 2019

Rompecabezas emocional - lunes 19hs


Vivenciando la Oración de la Serenidad

Señor dame  serenidad  para  aceptar  las cosas que no puedo cambiar,

Valor para  cambiar aquellas que puedo. 

Determinación  para  desprenderme  de las que no puedo aceptar ni cambiar

Y   sabiduría   para reconocer la diferencia.

A quién pido  serenidad,  valor,  determinación, sabiduría  ?

En este contexto , al alma , al espíritu del PSMB.
                
A veces la única manera de determinar qué cosas aceptar, cuáles cambiar ,

y de qué desprenderse es por eliminación. El proceso para adquirir sabiduría, 

es por prueba y error, equivocándonos.

La Oración de la Serenidad, no nos aleja del mundo, por el contrario nos 
     
inserta  activamente en él, estimulando nuestra potencia  para la acción.

domingo, 1 de septiembre de 2019

El dolor compartido

No haremos referencia a situaciones particulares, que las hubo y las habrá. No hace falta darle nombres o señalar circunstancias puntuales para compartir reflexiones  respecto de eso que en toda vida humana tarde o temprano aparece: el dolor de la tragedia.

 Es que siempre en algún momento de la vida aparece, implacable, a través de una pérdida, una calamidad que nos enluta, el desgarro o el azoramiento ante la enfermedad, la injusticia, la violencia que nos hiere de golpe, el repentino desamparo…. Nada de lo que hagamos nos salva de la llegada, en algún momento,  del penar y de la zozobra, y tampoco lo hace respecto de los misterios a veces crueles que hacen a nuestra humana condición.

Diría, sin embargo,  que los humanos estamos diseñados para soportarlo. Ese dolor enorme que implica la muerte de un ser querido, por ejemplo, parece tan grande como el Universo mismo y, sin embargo, desde nuestra pequeñez como seres humanos, muchísimas veces nos vemos capaces de soportarlo, de darle algún sentido, de convivir con él de maneras que, al principio, parecen imposibles.

Lo que pasa es que, si bien nada nos salva de la llegada de la herida en algún momento de nuestra vida, eso no nos hace impotentes, ya que podemos, sin dudas,  hacer mucho ante esa circunstancia.
Ocurre que el diseño de nuestra humanidad está forjado de forma tal que el dolor tiene que ser vivido, al menos en parte, de forma comunitaria. La fragilidad de nuestra condición como seres que pueden morir, enfermar, enfrentar calamidades, y tantas otras cosas, solo es soportable con otros cerca nuestro, otros reales o espirituales que ofrezcan una referencia, un hombro, un sentido, una vivencia de pertenencia que nos humaniza cuando nos sentimos objetos de los caprichos de un destino lleno de crueldad.

Contar con redes de familiares, amistades, compañeros, vecinos… nos hace fuertes ante el infortunio. Desde tiempos inmemoriales el ser humano se ha reunido para diluir en la comunidad esa sensación de desamparo que agobia cuando algo “malo” pasa. Siempre digo que el dolor al principio trae una vivencia de destierro, de exilio, como si la irrupción de la muerte o la enfermedad, por ejemplo, nos expulsara del reino de los semejantes, lo que duplica la pena, sin dudas.

En cambio, cuando frente a una calamidad alguien viene y de corazón dice o realiza en acto aquella vieja y sabia frase:”te acompaño en el sentimiento” algo distinto pasa, porque ese acompañamiento no evita la fuente  del penar, pero sí restituye al penante al mundo compartido, sacándolo de aquel mencionado exilio.

La vida urbana, la merma de la cotidianidad barrial, los familiares lejos o alejados, nuestras propias conductas a veces individualistas que nos dejan aislados en pos de un proyecto desapegado…todo eso atenta contra la fortaleza que podemos tener ante los momentos duros que tarde o temprano aparecen.
 Por eso, para restaurar en idea y acto esa vieja y atávica posibilidad humana de compartir, se generan redes nuevas, fraternidades antes impensadas, compañerismos que se forjan a lo largo de los nuevos caminos que se emprenden cuando uno se cansa de vivir aislado, sin hombros sobre los cuales llorar, sin nadie que alcance un pañuelo cuando aparecen las lágrimas… o nadie que nos despierte cuando nuestros propios pensamientos se oscurecen y  nos hipnotizan, tapando ese sol que, como decía la canción, siempre está, pero es eclipsado por la desesperanza que nos atrapa y nos hace creer que sus razones son más fuertes que la luz del mediodía.

El Programa de Salud Mental Barrial es parte de ese reencuentro que restaura lo mejor de nuestra especie. No inventó nada, simplemente lo re-crea. Volvernos a tenernos los unos a los otros, más allá y más acá de nuestros defectos y flaquezas. Es una forma de retornar del destierro, del aislamiento, y hacernos fuertes por ser con otros, agrandando el alma, para en ella encontrar la fuerza que hace que, siendo tan frágiles, a la vez seamos tan fuertes.

                                                                                                               MIGUEL ESPECHE
                                                                                                   Coordinador General del PSMB