miércoles, 18 de febrero de 2015

El valor del Boletín

A Marta Carvajal, la inclaudicable y a todos mis compañeros de taller.

               Quizás Eduardo Sacheri vino a los Talleres del Pirovano, porque leí una reflexión de un personaje que profundiza bella y sencillamente en lo de “la enfermedad no impide la salud”. Me refiero a su novela Papeles en el viento que, casualmente ahora, se estrenó como película.

               Por otra parte, en casa de amigos, estuve viendo las series que se ven por cable, donde el dinero y el negocio se privilegian sobre la vida, el trabajo honrado, el amor y la alegría. Y recordé nuestros “ad gaudium” y “se trabaja con lo que hay”: una ternura tibia me envolvió.

               Ambas me llevaron a volver a sentir que el Programa de Salud Mental Barrial es un tesoro aún por descubrir, por desarrollar y por dar a conocer. Para esto, una herramienta fundamental es el Boletín, que da a conocer y permanece en el tiempo, más que cualquier soporte digital, porque es papel.

               Lo digital se supera año a año: cassettes y zips ya fueron. Su fugacidad se desmorona ante la permanencia del soporte papel, atravesando los siglos, registrando el quehacer humano. Esa es la gran diferencia entre lo digital y el papel, por eso, el Boletín, además de su valor real de soporte, tiene un valor simbólico: nuestro deseo, como red, de permanecer, de perseverar en el ser, de privilegiar la salud de lo tangible y lo intangible de los seres humanos sobre la enfermedad y el negocio, atravesando el dolor y la muerte con el coraje y la esperanza del estar juntos, para compartir las luces y las sombras, la angustia y la felicidad.

                                                                                              Coordinadora  Elvi Palacios
                                                                               Taller de coordinadores de Virginia Pugnalli

Nota: El texto imperdible de Sacheri está en la pág
ina 259, de Alfaguara, 1ª edición 4ª reimpresión, 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario aquí